«3MSC»: el primer amor según Federico Moccia | 3 diciembre 2010

Mario Casas protagoniza junto a María Valverde «Tres metros sobre el cielo», una historia de amor imposible entre un tipo duro y una joven inocente basada en el «best seller» de Federico Moccia

Hace unos años, los muros y puentes de Roma se llenaron de un enigmático mensaje: «3MSC». ¿Una marca comercial?, ¿una consigna política?, ¿una gamberrada más? No. Se trataba de un mensaje que los jóvenes pintaban como símbolo de un arrebatado amor que les hacía flotar «Tres metros sobre el cielo». Federico Moccia, el escritor superventas italiano, consiguió con su primera novela así titulada crear la marca. Poco después, dicha novela llegó a España, donde su éxito no desmereció: ya ha llegado a la decimoséptima edición. Ahora, Fernando González Molina estrena en la gran pantalla esta historia de amor imposible, este «Romeo y Julieta» contemporáneo y español.

«Tengas la edad que tengas, has vivido o sentido algo así», dice Mario Casas, el Montesco, el guapo y un poco malo de la película, que repite a las órdenes de González Molina tras «Fuga de cerebros» y la serie de televisión «Los hombres de Paco». Su Julieta es María Valverde, joven, ingenua y un poco pija. Pero hace tiempo que la actriz no es la inocente María de quince años de «La flaqueza del bolchevique»: «Fernando me pidió que me quitara experiencia, que pareciera más "naïf". Siempre me han dado personajes muy intensos. Con éste he podido relajarme y me ha hecho vivir momentos que tenía olvidados», explica la actriz.


Una relación conflictiva
El juego que se traen Mario y María en «Tres metros sobre el cielo» (que no te quiero, que sí, que te dejo, que no puedo vivir sin ti) continúa fuera de las pantallas. Durante la presentación de la cinta, Casas no paró de vacilar a Valverde con que, «en realidad, te has enamorado de mí en la película». Y ella, como su personaje Babi, venga a hacerse la dura: «Sí, sí, seguro», le contestaba. Pero su relación no siempre fue buena. La primera vez que trabajaron juntos fue en «La mula», una cinta dirigida por Michael Radford ambientada en la Guerra Civil española todavía sin estrenar. «Este rodaje nos dio tiempo para conocernos de cara al de "Tres metros sobre el cielo", pero la verdad es que no nos llevábamos muy bien. Creo que tuvo que ver con que ensayamos poco», asegura Valverde. Distinto fue el caso del filme de González Molina, ya que, según cuenta Casas, «tuvimos un mes y pico para ensayar juntos en los que, además, Fernando (el director) nos ponía canciones de amor de fondo».

(...)

 

Noticia publicada en www.larazon.es
enviar noticia a
Vota esta noticia