Fenómeno Moccia para reventar la taquilla | 3 diciembre 2010

Tres metros sobre el cielo, protagonizada por Mario Casas y María Valverde, se estrena el viernes.

Fernando González pegó el salto de las series al cine con Fuga de cerebros, que conquistó a un público ávido de comedia gamberra a la americana y caras conocidas y con la que logró recaudar casi siete millones de euros.

Ahora vuelve con un drama romántico, Tres metros sobre el cielo, un cambio de registro, pero no de intenciones. "Las dos películas nacen de la ansiedad de llegar al espectador y entretener, no me avergüenzo de buscar que la gente vaya al cine", explica el director, que afirma sentirse más a gusto en el melodrama por una cuestión personal: hacer un ejercicio de estilo que sólo le interese a él no haría industria, sostiene.

Chico malo con chupa de cuero conoce a chica pija con cara de buena y se enamoran locamente: "Una historia clásica que emociona a todos los públicos" y que gira alrededor de estos dos jóvenes privilegiados: por un lado carreras de motos y violencia; por otro fiestas de lujo y educación de nivel. Dos mundos incompatibles que se unen por el primer amor.

El filme es fruto de un rodaje que director y actores coinciden en describir como muy complicado -escenas de peleas, el último grito en carreras de motos ilegales y muchas escenas nocturnas-, duró cinco meses, tuvo lugar en Barcelona y terminó hace apenas dos semanas. "Escogimos la ciudad condal por el aspecto mediterráneo y por su cercanía al mar, algo muy importante en la película", explica González.

(...)

 

Noticia publicada en www.publico.es
enviar noticia a
Vota esta noticia