Moccia se enamora | 24 enero 2011

El italiano firma una nueva novela, sobre la ajetreada vida de una chica de 14 años.

Llueve a mares en Roma. Pero Federico Moccia no pierde la sonrisa, y al hablar de su nueva novela, a la venta el martes, suelta perlas como: "Lo más importante es estar enamorado de la vida. La felicidad no es un objetivo, sino un estilo de vida". Eso es ser positivo. Igual que la protagonista de este nuevo libro, Carolina se enamora (Planeta), pese a los primeros cachetes que le da la vida.

Caro, como la llaman sus amigas, tiene 14 años, acaba de recibir su primer beso. En su vida se cruza Massi, un chico de 19 años, atrevido y seguro de sí mismo. Para darle su número, Massi lo anota en el escaparate de una tienda, pero Caro pierde el móvil y, al no poder llamarle, trata de encontrarle por otras vías."Por el bien de los propietarios de comercios, espero que esto no se ponga de moda como lo de colgar candados", dice el autor, risueño, y elogiado al saber que la moda, surgida por su novela Tengo ganas de ti (Planeta), ha llegado a varias ciudades españolas, e incluso los Príncipes de Asturias sellaron su amor con un candado.

 

"Robo con los ojos"

Moccia (Roma, 1963) ni es un jovenzuelo, ni tiene hijos adolescentes -justo acaba de ser padre-. Entonces, ¿cómo logra entender el imbricado mundo de la adolescencia y, aún más difícil, hacer que devoren libros estos quinceañeros que nacieron con una videoconsola debajo del brazo?"Yo robo con los ojos -confiesa-, me nutro de la vida que me rodea". Y a su alrededor, según dice, tiene sobrinos en la edad del pavo y amigos con hijos adolescentes que le "influyen", aunque "no siempre estoy pensando en escribir un libro".

"Una de las cualidades que tiene que tener un escritor es ser observador, curioso", remacha.Viendo que sus anteriores superventas fueron verdaderos crossovers, porque las madres también los leían, éste está escrito pensando también en ellas, ya que la madre y la abuela de Caro tienen mucho protagonismo. "A veces se olvida cómo es la vida a los 14 años. Con este libro invito a los adultos a recordar cómo era de difícil la vida a esa edad", explica Moccia.

 

(...)

 

Noticia publicada en www.adn.es
enviar noticia a
Vota esta noticia