LLega a Chiclana la moda de los candados del amor | 14 septiembre 2009

Lola y Jesús, Isa y Manuel, Astor y Patri, Victoria y Antonio, Rafa y Ana.
Han sido las primeras parejas chiclaneras en sellar su amor colocando un candado en el Puente Chico, pero probablemente no sean las últimas. La moda de los candados del amor acaba de llegar a Chiclana y, aunque de momento es sólo algo anecdótico, amenaza con extenderse al igual que ha ocurrido en otros puentes europeos.

El ritual que siguen los enamorados chiclaneros es sencillo. Cuelgan un candado con sus nombres en uno de los barrotes del puente, lo cierran y arrojan la llave al río Iro con las manos unidas, como símbolo de unión eterna. Junto a los nombres suelen dejar escrita la fecha de inicio de la relación y alguna frase de amor, como “siempre juntos”.

El causante de esta moda parece ser el libro Tengo ganas de ti, del escritor italiano Federico Moccia. En esta novela, que ha sido todo un éxito de ventas en Italia y ahora también en España, los protagonistas, Step y Gin, colgaron un candado con sus identidades en el puente Milvio (Roma) y tiraron la llave al río Tiber. Step preguntó: “¿Qué pasa después?”. Gin le respondió: “Ya nunca te separas”. El propio Moccia se encargó de poner el primer candado en el Puente Milvio para hacer más real la historia. Pronto miles de parejas comenzaron a imitarle y a colgar sus cerrojos en ese mismo puente, y más tarde en otras pasarelas de Italia.

El fenómeno Moccia se extendió a medida que el libro se fue editando en otros países. El pasado mes de enero llegó a las librerías españolas y desde entonces han aparecido candados del amor colgados por toda la geografía: Barcelona, Valencia, Galicia, Sevilla y ahora también Chiclana.

(…)

Noticia publicada en andaluciainformacion.es
enviar noticia a
Vota esta noticia