Nicco se muda a España | 23 octubre 2013

En Roma ya existe el «tour Moccia», que visita los lugares en los que transcurren sus romances. Por petición de sus fans españoles, su próxima novela tendrá lugar en España, razón por la que el autor visita estos días tres posibles emplazamientos: Vejer de la Frontera, en Cádiz; Vic, en Barcelona; y Hondarribia, en Guipúzcoa. Y es que sus novelas se han convertido en el manual del romanticismo para los adolescentes de medio mundo. «¡No sólo para adolescentes!», apostilla él, que afirma querer contar la historia que siente en cada momento, sin pensar a quién se dirige. «La relación con la escritura ha de ser de pasión». Su público español es uno de los más entregados, razón por la que el escritor romano ha decidido hacer protagonista de su nueva novela, «Ese instante de felicidad», a una española. «Quería plasmar el vínculo que une Italia y España. Siempre que vengo me divierto mucho», comenta el autor. Y es que uno de los mayores clubes de fans del «enamócciate» se encuentra aquí: «No soy yo el que tiene éxito en España, son mis personajes. Habéis captado el espíritu, la actitud respecto a la vida, que ellos tienen».

Un camino de aprendizaje

Moccia se confiesa positivamente envidioso de la actitud de los españoles, algo que ha transmitido a sus protagonistas, Nicco y María: «Me gusta cómo reaccionáis ante las dificultades, me gusta este pueblo tan fuerte, vuestra actitud ante la crisis... Hay que tratar de buscar la oportunidad dentro del caos. Esta actitud es muy inteligente, muy adecuada. Ante una situación, uno se pregunta: ¿Cuál es la forma mejor de vivir esto?». El escritor, que previamente fue director y guionista -de hecho ha trabajado en el guión de las adaptaciones cinematográficas de sus novelas-, busca que sus personajes encuentren, siempre juntos, la mejor forma de hacer las cosas. «No todos nacen sabiendo; lo bonito es que hacen un camino que les transforma, que les educa. Por ejemplo, Step, protagonista de "A tres metros sobre el cielo", al principio es muy violento y poco razonable. Pero comprende que esa forma de actuar no le lleva a ningún lado. Es una historia muy educativa, a pesar de lo cual muchos profesores en Italia la prohibieron en las escuelas.» Pero Moccia no les ahorra el sufrimiento: «Step se transforma por lo que ha sufrido, y demuestra lo importante que es tener una actitud distinta respecto a la vida. En mi nuevo libro se ve la inteligencia de un chico sencillo, Nicco, que tiene esa actitud: su padre ha muerto, y él decide afrontar la situación. Necesita sufrir durante un tiempo, porque somos humanos, pero después tenemos que empezar a pensar en lo que ha dejado de existir. Sé que decirlo es fácil, pero quiero que mi libro sea una compañía, un amigo.»

Aunque hay dolor, las transformaciones que sufren los personajes de Moccia están siempre motivadas por la amistad y por el amor. «Creo que incluso aquellos que están viviendo un momento difícil, cuando hacen algo bueno o tienen un gesto amable, en ese momento cambian y se sienten mejor. El amor nos hace bien. El amor nos hace buenos», dijo.

Noticia publicada en LaRazón.es
enviar noticia a
Vota esta noticia

ABC viaja con Moccia para encontrar la localización de su próxima novela | 23 octubre 2013

Federico Moccia (Roma, 1963), después de vivir ayer en Madrid una jornada maratoniana de entrevistas y de promoción de su última novela, «Ese instante de felicidad» (Planeta), hoy, a las cinco y media de la mañana, se ha calzado las botas de siete leguas dispuesto a cruzarse España de punta a punta. El motivo: encontrar la localización de su próxima novela, segunda parte de la que acaba de presenta estos días.

«Ese instante de felicidad» está protagonizada por Nicco, un joven que, tras sufrir la pérdida de su padre y el abandono repentino de su novia Alessia, conoce a una turista española, María, de la que se enamorará perdidamente. Sin embargo, poco tiempo después también desaparecerá de su vida.

Nicco decidirá emprender entonces un viaje para buscarla, lo que traerá al joven italiano a nuestro país, a un lugar todavía por determinar y que tendrá que elegir Moccia tras visitar tres ciudades españolas. Hoy le tocará el turno a Fuenterrabia (País Vasco), a la que se trasladará tras volar hasta San Sebastián; mañana, la afortunada será la localidad de Vic (Barcelona), y cerrará el itinerario en la localidad gaditana de Vejer de la Frontera (Cádiz). Tres paisajes y entornos muy distintos que tratarán de encadilar al escritor, que puede convertirlas con su pluma en el próximo destino de millones de enamorados.

Elegidas por sus fans

Estas tres ciudades no fueron escogidas al azar, sino que fueron seleccionadas por los fans del escritor -que ya le habían pedido que incluyera un personaje español en sus novelas- pero de las que solo una será el lugar donde se desarrolle la historia de su próximo libro. Un nombre que no será desvelado hasta unos días antes del alumbramiento del nuevo título, que tendrá lugar la próxima primavera.

Moccia, que ya conoce otros lugares de la geografía española, y que se confiesa un gran admirador de nuestro país hasta el punto de no descartar la idea de venir a vivir aquí, reconoce que los italianos tienen una idea muy parcial de España -conocida más por su oferta turística- y es por esto que quiere mostrarle a sus lectores otros aspectos de nuestro país. También es una manera de agradecer el amor incondicional de su legión de seguidores españoles. El autor, un fenómeno editorial entre un público mayoritariamente juvenil y femenino, ha vendido ya en España la envidiable cifra de dos millones de ejemplares de todos sus títulos, encabezados por el que le dio la fama -tardía, pues las editoriales lo rechazaron durante más de una década-, «A tres metros sobre el cielo», adaptada al cine en Italia y también en España (protagonizada por Mario Casas y María Valverde), logrando éxito de taquilla que alcanzó una recaudación de ocho millones de euros. Además de poner en riesgo la estabilidad de algunos de los puentes más famosos del mundo, debido a la colocación de candados por parte de las parejas de enamorados, como signo de su amor eterno. A este título le siguieron otros éxitos de ventas como «Perdona si te llamo amor», «Tengo ganas de ti», «Perdona pero quiero casarme contigo...

En declaraciones a Efe, el escritor reconocía ayer no saber cuáles iban a ser los criterios para elegir una ciudad u otra, pero que las singularidades de cada una deberían adaptarse a la trama de su novela. Lo que es seguro es que la gastronomía jugará a un punto importante, como ha dejado muy claro en «Ese instante de felicidad», tras llevar a sus protagonistas por ciudades como Venecia, Florencia y Nápoles.

Noticia publicada en ABC.es
enviar noticia a
Vota esta noticia

Federico Moccia propone un romance con sabor español | 23 octubre 2013

Federico Moccia es uno de los fenómenos editoriales más sorprendentes de los últimos años. Aunque tardó una década en atraer el interés de la industria hacia su debut literario, hoy día los ejemplares de sus obras se evaporan de los estantes de las librerías en cuestión de horas. Sus relatos han cautivado a millones de lectores. Conoce a la perfección el lenguaje de su público, en su mayoría menor de veinte años y del género femenino, y lo modula para lograr una rápida identificación con sus personajes.

El autor italiano de moda se encuentra estos días en España para presentar su nuevo trabajo, ‘Ese instante de felicidad', editado por Planeta, con el que recompensa a sus incondicionales incorporando por primera vez un personaje español en la trama. No es la única sorpresa. Moccia anticipa que habrá una continuación, que discurriá en algún punto de nuestra geografía. El propio autor decidirá entre tres pueblos elegidos por sus lectores tras visitar cada uno de ellos.

‘Ese instante de felicidad' parte de la amargura en el mundo de Nicco, que se derrumba al morir su padre y sufrir una dolorosa ruptura sentimental en cuestión de días. El bloqueo emocional, acentuado por una situación familiar conflictiva, se diluye cuando conoce a una joven turista española. Una vez más, el amor es la respuesta de Moccia a los sinsabores de la vida. El escritor italiano se mueve como pez en el agua en el romance de tintes juveniles. "Cuando las cosas empiezan a ir mal, es bueno encontrar una razón para seguir viviendo", apostilla, restando importancia a la edad de sus personajes. Para Moccia la llave de "ese instante de felicidad" se encuentra en la pasión. "El amor es transversal: hacia un padre, un amigo, un equipo de fútbol... se trata en definitiva de amor por la vida", recalca.

Sabe que una de las críticas más recurrentes hacia su obra es el elevado tren de vida que proyectan sus historias. ‘Ese instante de felicidad' rebaja el listón. Nicco alterna dos trabajos y sus estudios de comunicación para sostener a su familia. Moccia sabe que los jóvenes de hoy no lo tienen fácil y les ofrece un consejo. "Si encuentras algo que te entusiasma y dedicas tus energías a ello, vas a llegar lejos", asevera. Le gusta recordar que pasó años repartiendo fotocopias de ‘Tres metros sobre el cielo' hasta captar el interés de la industria y de los propios lectores. A día de hoy, continúa siendo su obra más vendida, emblema del ‘fenómeno Moccia' en media Europa y objeto de dos adaptaciones cinematográficas, la última de ellas, con firma española, continúa entre las más vistas de la historia tres años después de su estreno.

¿Hondarribia, Vic o Vejer de la Frontera?

Federico Moccia escribió ‘Tres metros sobre el cielo' cuando tenía 29 años. Desde entonces la sociedad ha experimentado un giro radical. Las relaciones personales se han transformado hasta límites insospechados aunque, para el novelista romano, la esencia se mantiene inalterable: "es bello que el mundo, al cambiar, se tope con los sentimientos de la forma más sencilla. El amor regresa a los orígenes".

Las seis obras editadas en España han logrado, en apenas cinco años, forjar un enjambre de seguidores que aguardan con avidez cada nuevo lanzamiento. Moccia ha querido gratificar este entusiasmo embarcando a su protagonista en un viaje hacia España en busca del amor. Han sido los propios lectores quienes han propuesto el lugar. El italiano visitará esta semana tres localidades españolas: Hondarribia (País Vasco), Vic (Barcelona) y Vejer de la Frontera (Cádiz) para empaparse de su cultura y tomar la decisión final. "Busco algo diferente, quiero vivir esa España que los italianos no conocen, lejos de la imagen turística que se tiene de ella", asegura.

Resulta llamativo que con una trayectoria de menos de una decena de novelas, buena parte de ellas hayan sido adaptadas a la gran pantalla. El detalle sorprende menos si recordamos que su padre, Giuseppe, fallecido en 2006, dirigió casi un centenar de largos, en su mayoría comedias. Y que el propio Federico dio sus primeros pasos -con poca fortuna, todo hay que decirlo- con modestas producciones sin apenas repercusión.

El público español se sumergió de lleno en el ‘fenómeno Moccia' gracias a la adaptación que en 2010 supo reunir los ingredientes perfectos para triunfar entre su veta de seguidores: el arquitecto de la comedia pubescente ‘Fuga de cerebros', que rompió las taquillas un año antes, y un reparto encabezado por Mario Casas, actual inquilino de las carpetas españolas. El cóctel dio sus frutos. Finalizó el año como la producción española más vista con una recaudación superior a los ocho millones de euros. El italiano sabe retribuir este éxito. No le duelen prendas al reconocer que prefiere las adaptaciones españolas. "El director -Fernando González Molina- captó perfectamente la atmósfera del libro".

Noticia publicada en ABC.es
enviar noticia a
Vota esta noticia
anterior
...
1415161718
...
siguiente