Federico Moccia: «La mayor prueba de amor es renunciar a algo tuyo por la felicidad de otra persona» | 12 mayo 2014

Unos dicen que el amor es el motor por el que se mueve el mundo. Otros que es todo en la vida de los humanos. Lo que está claro es que es un sentimiento que nos aporta infinidad de cosas y no sólo cuando lo vivimos en primera persona. El escritor italiano, Federico Moccia, ha logrado vender millones de ejemplares de sus libros en todo el mundo con este tema como protagonista. En su última novela, 'Tú, simplemente tú', una española es la protagonista. Ha estado visitando nuestro país y ha hecho una parada en la redacción de nuestro periódico.

¿Por qué nuestro país para ambientar esta novela?
Desde siempre me ha gustado mucho España. Me divertía utilizarla por la diferencia de regiones que tiene. Una vez que vine a Sant Jordi, hace dos años, una chica española me dijo "¿por qué no haces una novela que tenga como protagonista una chica española?". Entonces me puse a pensar y era una buena idea. Es bonito que una chica de este país vaya a Italia y luego los chicos italianos vayan a buscarla a España. Así nació la idea de 'Ese instante de felicidad' y ahora 'Tú, simplemente tú'.

Ha vendido millones de libros en España. Poner una protagonista de nuestro país, ¿es una manera de agradecer el éxito que ha tenido aquí?
Sí. Desde siempre he sentido a las mujeres españolas como las protagonistas de mis libros. Hay 'feeling' con España. Es un país que está lleno de lugares que los italianos tienen que descubrir.

¿Qué es lo que más le gusta de la cultura española?
Me gusta mucho la gente, que tengan un carácter fuerte, una actitud que en este momento es de orgullo. Siempre me ha gustado la forma de actuar española. Desde el primer momento me he sentido como en casa. También la comida española, la paella, los pimientos de Padrón... Todas esas cosas distintas según comas en el Norte o en el Sur, pero no es sólo el comer, sino cómo te sientes con la gente. Para los españoles estar en la mesa es un momento de amistad.

Los lectores piden que continúen algunas historias, que escriba segundas partes. ¿Se lo ha planteado?
Me han pedido la tercera parte tanto de 'Perdona si te llamo amor' como de 'A tres metros sobre el cielo'. Es difícil hacer segundas partes, pero no lo descarto.

¿Cómo se ha sentido al ver sus novelas llevadas al cine? Es algo que no todos los escritores consiguen.
Me ha gustado muchísimo el éxito cinematográfico porque ha sido una forma de agradecer toda la curiosidad de la gente con la historia. Además, me han gustado los actores, me ha gustado el director, cómo han sabido captar las atmósferas del libro. También es verdad que cuando lees un libro, éste entra en tu vida, imaginas lo que cuenta el escritor, y se convierte en un momento único entre el escritor y el lector, es un momento mágico, el libro siempre te recuerda o te sugiere algo. En mi opinión, el libro es único.

¿Es una persona romántica en su día a día?
Soy romántico en el sentido de que me gusta ver las cosas que tengo a mi alrededor. Me encantan la luz, la sonrisa de una persona, poder observar con atención. En este libro, a pesar de que el chico es un romántico, es difícil que se haga entender del todo en un idioma que no es el suyo.

El libro cuenta la relación entre un italiano y una española. ¿Cree que una relación a distancia es posible?
Es algo muy difícil. Incluso si viviesen en dos ciudades diferentes de Italia, por ejemplo, si el chico vive en Sicilia y la chica vive en Roma. La distancia no debe existir, hay que verse. Pero creo que si dos personas deciden vivir esta relación, la distancia no existe, se puede superar.

¿Por qué género se hubiese decantado de no haber escogido la novela romántica?
Me gustaría escribir un 'thriller', con mucha acción. Me gusta pero es muy difícil, aunque un día lo voy a intentar, ¿por qué no?

¿Qué estaría dispuesto a hacer por amor?
El amor es muy bonito en sus distintas formas. Puede ser el amor hacia otra persona, hacia un hijo. Lo más difícil quizás, la mayor prueba de amor, es renunciar a algo tuyo por la felicidad de la otra persona. Por ejemplo, sabes que el otro lo pasa mal cuando vas con la moto, entonces dejas la moto para estar con esa persona. Es muy difícil dejar de hacer algo que te gusta mucho por alguien, pero para mí es la prueba más bella. Renunciar a algo tuyo es un gesto de amor muy importante.

¿Está preparando ya alguna nueva novela?
Ahora estoy concentrado en la promoción de 'Tú, simplemente tú'. Pero, mientras tanto, voy pensando y voy observando.

 

Noticia publicada en Gentedigital.es
enviar noticia a
Vota esta noticia

Multitudes, rosas, libros y autofotos en una espléndida Diada de Sant Jordi | 28 abril 2014

Ha habido tregua meteorológica y es miércoles laborable. Dos cuestiones a tener en cuenta en una nueva Diada de Sant Jordi que ha llevado a miles de personas a tomar las calles, con sus rosas, sus libros y, signo de los tiempos, con muchas peticiones de autofotos de los lectores a los escritores.

Una jornada de carácter festivo y primaveral, que como en años anteriores, en esta ocasión suma nuevas iniciativas culturales, sociales y solidarias -cada vez hay más paradas de libros y rosas que destinan sus ganancias a proyectos sociales, aunque haya quien apunte que la crisis remite- y en las que las redes sociales van cobrando mayor protagonismo.

También llama la atención el fervor que sienten algunos por sus autores favoritos, hasta el punto de que se presentan ante ellos sin libros para firmar, pero sí con sus teléfonos móviles a punto para sacarse una fotografía con ellos, que luego rápidamente transmiten por Twitter o quedan para la historia en Instagram.
Desde primeras horas del día, miles de personas han tomado las calles del centro de las ciudades catalanas en una jornada en la que, tal como habían previsto los meteorólogos, el mal tiempo que ha vivido Cataluña en los últimos días ha dado una tregua y el sol ha permitido que libros y rosas luzcan con más brillo.

La popular Rambla de Barcelona, la plaza de Cataluña y otras calles adyacentes como el Portal del Ángel han sido durante horas una gran marea humana, con muchos ciudadanos adquiriendo una rosa para entregar a sus enamoradas, y con otros y otras hojeando libros en las múltiples casetas.

La exministra de Cultura Ángeles González-Sinde, que vive su primer Sant Jordi porque antes nunca había viajado a Barcelona por ser el cumpleaños de su hija -hoy cumple 16- y porque de ministra le tocaba estar en el Premio Cervantes, ha dicho estar sorprendida por lo que se vive en la ciudad condal con "una efervescencia, que es una locura".

Mientras va firmando libros de "El buen hijo", a su lado Clara Sánchez, último premio Planeta, recibe una rosa azul de un lector barcelonés que se la hace llegar siempre que se encuentra en la ciudad, y en una caseta cercana hay una larga cola ante un Risto Mejide imparable, con sus oscuras gafas y que llega a firmar en los brazos de una admiradora.

En el Portal del Ángel, a tenor de las multitudes que atrae, se reconoce con rapidez a la televisiva Belén Esteban, a la que algunos denominan "la princesa del pueblo", que coincide con el independentista Alfred Bosch y con el periodista Xavier Bosch, quien lamenta que todo le había ido bien "hasta que ha venido ella, las colas se han descuadrado y se ha hecho muy difícil que se accediera al resto de autores".

La joven lectora Marta, por su parte, ha hecho un buen rato de cola esperando a que el italiano Federico Moccia le firmara su última novela, mientras que Glòria y Laura, en la misma cola, sólo querían sacarse una imagen con él.

Noticia publicada en LaVanguardia.com
enviar noticia a
Vota esta noticia

En Sant Jordi los escritores firman y también hablan | 25 abril 2014

Federico Moccia, durante la jornada de Sant Jordi.

Toda jornada de Sant Jordi depara un sinfín de situaciones y frases durante las horas en las que más de 300 escritores toman la calle y comparten experiencias con sus lectores. El ritmo es frenético y acelerado. El día de ayer dejó un buen número de declaraciones realizadas entre firma y firma. Estas son unas cuantas de ellas:

(...)

Federico Moccia. Hace siete años que no falla en Sant Jordi. Firma de pie y una cámara lo grava todo. “Es una fiesta muy particular, he crecido desde el primer año, donde tenía colas más pequeñas hasta ahora”. Defiende que su novela Esta noche dime que me quieres, ya iba dirigida para un público “un poco mayor”, pero no descarta escribir algo para un lector de más edad.

(...)

Noticia publicada en ElPais.com
enviar noticia a
Vota esta noticia
anterior12345
...
siguiente